Un yonki atropella a una niña y los vecinos lo apuñalan

martes, 30 de octubre de 2012 en 10/30/2012 03:09:00 p. m.
Una niña de seis años, de etnia gitana y vecina de la barriada de Son Banya, fue arrollada ayer a las dos y media de la tarde en una de las calles del poblado, a consecuencia de una maniobra imprudente de un vehículo que salía del complejo, conducido, precisamente, por un toxicómano.

El yonki, un hombre de 50 años, asiduo de los puntos de venta de sustancias estupefacientes de la barriada, había ido a comprar droga, según han informado fuentes policiales. El atropello de la menor, que sufrió politraumatismos muy graves, conmocionó a los testigos.

La conmoción se tornó en furia cuando los testigos —algunos de ellos allegados de la niña— comprendieron que quien había atropellado a la menor podría estar bajo los efectos de las sustancias tóxicas, hasta el punto que uno o varios de los presentes se lanzaron sobre el conductor.

No se ha determinado quiénes ni cuántos lo atacaron, aunque parece que el agresor fue sólo uno. Lo cierto es que el toxicómano recibió varias puñaladas, en la espalda y en un brazo, propinadas, al parecer, con un destornillador. En ese momento apareció el padre de la niña atropellada.

El vecino de Son Banya, pese a ver a su hija de seis años víctima de lesiones visiblemente graves y a que le señalaban al culpable, en lugar de arremeter contra él, se decidió a ayudar a los dos heridos. Metió a la niña y al yonki en el coche del segundo y salió corriendo hacia el Hospital de Son Llàtzer, donde los dos recibieron los primeros auxilios.

El toxicómano, pese a las puñaladas con un destornillador, no está grave. La niña, sin embargo, sufre lesiones importantes. Tanto, que los médicos de Son Llàtzer, tras estabilizarla, prefirieron trasladarla al Hospital de Son Espases, que por ser el centro de referencia de Baleares posee la tecnología y equipos más avanzados.

Desde el poblado y en vista del cariz que habían tomado los acontecimientos, se dio aviso a la Policía Nacional, funcionarios de la cual, una vez comprobado que no había peligro de revueltas o de algarada y que los protagonistas de la historia estaban localizados y a salvo, avisaron a la Policía Local.

Un equipo de atestados de tráfico de este cuerpo municipal instruía ayer por la tarde el informe por lo que no es más que un accidente por imprudencia, es decir, que se descarta la premeditación de los hechos.

Fuentes policiales informaban ayer que la paz reinaba tanto en los hospitales donde seguían ingresadas las víctimas de los hechos, como en el poblado, gitano, cuyos vecinos rezaban por la mejoría de la niña de seis años.

FUENTE: El Mundo
votar

Otros posts que te pueden interesar...

Publicidad

Publicidad

Mundotaku

Publicidad

Alojado en Blogger | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS) | Diseñado por MB Web Design | Código XML por Cahayabiru.com | Modificado por Pelopo82